diumenge, 26 de setembre de 2010

CANÇÓ DE TURMENTA

Reflexes albirats a trenc d’alba,
repic compassat de tardor.
Les finestres tremolen maltractades
i, mentrestant, m’esgarrapes i m’humilies,
i em maltractes, meu amor.

El trons regolfen per estances buides,
ressons sinistres de foscors i recons,
i la pluja que cau desmesurada,
m’arronsa i t’acarona, meu amor.

T’estim. M’estimes?
Dolces paraules de gest seriós.
Dues llàgrimes se m’escolen,
gotes que m’inunden
i m’ofeguen, meu amor.

Ens eixorda l’alè, el tro.
Paraules que ens defugen,
mots perduts sota llençols
humits d’amor i traïció.
Vas triar deixar-me, meu amor.

Ràbia, odi maldestre,
renec i maledicció.
Paraules osques d’accent sinistre.
Quan aprendré a callar-me?
Quan, meu amor?

I corres i t’amagues,
em tanques la porta del cor.
I jo, perdut entre basses pudentes,
et busco, remeno carrerons.
On t’amagues, meu amor?

2 comentaris:

Maria Jose Mallo ha dit...

¡Que envidia nada sana!. Todo el mundo me sugiere que haga poesía y no soy capaz. Me consuelo pensando que no todos los escritores son poetas a la vez, que la poesía es muy difícil...y ahora va el Pep y publica un poema y encima bueno.
Novela histórica, cuentos, poemas ¿que mas haces?, que no paras de deslumbrarnos.
Ten un poco de compasión...

Pep ha dit...

Gracias estimada amiga. Sé que es prcisamente tu amistad desinteresada la que te hace llenarme de alagos, por otra parte del todo immerecidos.
Soy muy consciente de mis limitaciones poéticas y, aunque no niego que me encantaria ser capaz de escribir poemas, hasta ahora me limito a breves momentos de inspiración.
Este, en concreto, lo escribí en el aeropuerto de Barcelona, mientras esperaba el embarque para mi Menorca añorada (la libreta y el boli nunca se separan de mi). El día anterior había caido una tormenta mientras estaba solo en casa y miraba por la ventana. Lo demás está ahí.
Un beso amiga Mª José, y no tengas tanta envidia que tu sí que eres una escritora a la que envidiar.